Clarín: Pole Dance para todas las edades por María Luz Escalante

Por María Luz Escalante / Para Clarín Buena Vida
www.clarin.com/buena-vida

Una actividad que gana velozmente adeptos. En una sola clase, el alumno puede quemar entre 300 y 500 calorías, ya que se realizan ejercicios aeróbicos y anaeróbicos.

El Pole Dance, como actividad gimnástica, viene ganando terreno a pasos agigantados para aquellos que buscan alternativas para desafiarse y divertirse, sin perder de vista los resultados concretos.

La actividad se desarrolla utilizando una barra vertical, preferentemente de acero inoxidable, que ronda entre los 3 y los 5 metros de altura, con un diámetro de 45 mm. La clase tiene una duración de 60 minutos, durante los cuales se realiza una entrada en calor, para preparar y acondicionar el cuerpo para las demandas que cada giro/truco requiere. Luego se enseñan los trucos que, en algunos casos, se combinan entre sí para armar una especie de rutina o coreografía.

Quiénes lo pueden practicar

Es excelente para personas de todas las edades porque combina ejercicios de fuerza, resistencia y flexibilidad. Se suele creer que la fuerza en brazos, abdominales y piernas puede llegar a ser excluyente, pero no es una condición previa requerida, sino que el alumno va adquiriéndolo gradualmente con la práctica de la actividad. Desde las primeras clases se trabajan en paralelo la fuerza y la resistencia, esta última sobre todo en las entradas en calor y en las rutinas coreográficas. Con respecto al trabajo de flexibilidad se da al final de la clase, ya que de esta manera se puede realizar un correcto estiramiento de los músculos, ayudando a eliminar toxinas corporales propias de una actividad física y, fundamentalmente, a prevenir lesiones.

Beneficios para la salud

El entrenamiento particular de Pole Dance permite trabajar sobre las posturas corporales, la coordinación de movimientos y el equilibrio. Como cualquier actividad aeróbica, genera una mayor amplitud respiratoria, mantiene los músculos oxigenados, fortalece las válvulas venosas y evita las várices. En su fase anaeróbica favorece la tonicidad muscular, ya que no sólo se trabaja con el peso corporal sino que a éste, que no es poco, se le suma el peso de la gravedad.

Además, la práctica de Pole Dance ayuda a perder peso, en especial cuando se combina con otros ejercicios para quemar grasa. En una sola clase, el alumno puede quemar entre 300 y 500 calorías, ya que se combinan ejercicios aeróbicos y anaeróbicos. Es una práctica desafiante, porque los objetivos (conocidos como giros y trucos) son posibles y se renuevan. Al comienzo se enseña al alumno a trepar, realizar algunos giros básicos, sentarse en la barra, coordinar tres movimientos seguidos, y dominar el cuerpo.

Clase a clase se plantean dos o tres objetivos que, en el 99,9% de los casos se logran. Al haber un cupo limitado por clase, dado que a cada alumno se le asigna una barra, se abre la posibilidad de plantear desafíos personales, acorde a lo que cada uno puede hacer.

* La autora es Subcampeona del mundo 2010, Instructora de Fitness y Master Trainer de Pole Dance. Profesora de Art Dance Studio.

luzclarin2013

luz2013

Diego Castillo :: Webmaster POLE-DANCE.COM.AR : Guía y portal de noticias de Pole con cobertura de eventos para la República Argentina.