“Tengo planeado hacer esto los próximos diez años” entrevista con Paulina Zamora

Un largo día de entrenamiento terminó con un licuado de frutas en el bar en la esquina de Apolinario Figueroa y Olaya, en el barrio de Villa Crespo de la ciudad de Buenos Aires, y como es habitual Paulina “Nina” Zamora, 26 años e instructora de Pole Dance, saluda con mucha simpatía y timidez. Aún vestida con ropa deportiva, se muestra nerviosa al momento de encender el grabador.

Nina, está por viajar a Pole Expo Las Vegas, en donde se celebrará la quinta edición en el Hard Rock Hotel & Casino. Hablamos con ella para que nos cuente un poco de su historia y sus comienzos.

¿Cuándo empezaste a practicar Pole Dance?

En el 2008 tenía 18 años y me fui a vivir a París, para estudiar artes plásticas en el Sorbonne, y mientras estaba ahí vi el pole dance por primera vez. Mi primera clase la tomé en el 2011, compraba paquetes de 8 clases que me duraban 6 meses, perono fue hasta el 2013 que si comencé a practicar de forma regular. En el 2012 me compré mi propio pole, me lo llevé en la valija a El Salvador y empecé a entrenar sola, no había escuelas de pole en mi país.

¿Dónde estudiaste Pole en Francia?

En la escuela de Laurence “Lolo” Hilsum, fue campeona de Europa, es de esas poledancersde la vieja escuela. Iba pero no tenía mucho dinero, era carísimo, me estaban ayudando mis padres y el dinero que ellos generaban en El Salvador a comparación de los precios de vida en París, eran muy altos. Al principio yo les decía que lo estaba usando para otra cosa, pero después le dije a mi mamá y se “re copó”, como dirían acá.

¿Tenías miedo de contarle a tu papá?

No sé, lo que pasa es que en ese momento en El Salvador no existía el pole fitness, osea, el pole era stripper. Pero cuando le conté a mi mamá y le enseñe videos le gustó un montón, después ella le contó a mi papá y no dijo nada.

Abriste la primera escuela de Pole en El Salvador.

Si, empecé a dar clases en el 2013 en la escuela de danzas Humanum Tempore, en ese entonces ya había comprado mi segundo pole –lo traje desde los Estados Unidos porque no hay en mi país- lo puse en la escuela y me puse a dar clases. Luego, me asocié con la dueña de la escuela y abrimos Pole Fitness by Humanum Tempore.

¿Cuánto tiempo te quedaste en El Salvador?

Dos años, a principios de enero del 2014 me fui a Nueva York, había aplicado para un programa de trabajo y estudio en Body & Pole, probablemente la escuela más grande y prestigiosa del mundo, y ahí estuve un año. Después en 2015 comencé a trabajar en la escuela de danzas Peridance y ahí me hacían tomar además de clases de pole, danza contemporánea, jazz y clásico, entre otras, y como el pago en ambas escuelas eran clases podía tomar todas las clases que quisiera. Ya a fines del 2015 me vine a la Argentina.

¿Por qué viniste a la Argentina?

Primero porque quería competir en el Sudamérica & Argentina Pole Championship, me moría por competir. Me aceptaron en la categoría Elite y yo había aplicado a la Profesional y me subieron. Cuando salieron las listas me fijé y dije “uh no quedé”, y después salió la lista de la categoría Elite dije: “¿What?”

¿Y cómo fue la experiencia en la competencia?

Fue una experiencia fuerte. Lo que pasa es que siento que estoy aprendiendo a manejar el estrés y la ansiedad de competir. Vas aprendiendo con el tiempo, quizás ahora que ya me voy subiendo más los escenarios no me afecta tanto, antes la ansiedad me destruida, dejaba de comer y dormir. Una semana antes del Sudamericano competí en México y tuve un ataque de pánico en medio de la performance y me bajé del escenario a los dos minutos, la coreografía duraba cuatro.

¿México fue tu primera competencia?

No, la segunda, la primera no me fue tan mal, fue en el 2014 en Boston, en donde obtuve el primer puesto. Pero después de lo que pasó en México en noviembre, una o dos semanas después tuve que competir en el sudamericano.

Volviendo al Sudamericano ¿Cómo te sentiste después de lo que pasó en México?

Digamos que pudo ser peor, no fue increíble, pero pude terminar mi coreografía. Me salió todo, pero sentí que no estuve presente, estaba nerviosa y eso se me notaba. La proyección escénica es importante, la energía que transmitís se siente, los jueces y la gente lo sienten y yo creo que eso no estaba.

En julio competiste en el Pole Battle, en donde obtuviste el primer puesto en la categoría Elite, y ahora te vas a la Pole Expo. ¿Cómo te estás preparando y cómo te sentiste cuándo te seleccionaron?

Pase dos semanas armando el video para la aplicación y la verdad pensé que no iba a quedar, el año pasado lo intente y no quede. Pero este año lo intente otra vez pero armé una rutina con concepto, porque sé que ahí les importa mucho lo artístico y cree una con la temática de Dorothy del “Mago de Oz”. En la coreografía me enfoqué más en narrar la historia del personaje y creo que eso fue lo que les gusto, además porque arme transiciones poco comunes, yo creo que a ellos no les interesa que sepas hacer el truco más difícil, creo que les importa más que haya una exploración en el movimiento.

El día que llegó el correo me desperté y lo primero que hice, cuando todavía no podía ni abrir bien los ojos, agarré la computadora, entré al correo y vi que me habían escrito “felicidades”, dije “estoy dormida todavía”, tuve que cerrar y abrir los ojos varias veces, fue el mejor momento de lo que va del año y ya viajo la semana que viene.

¿Cómo te sentís? Sólo faltan unos días para una de las competencias más grandes, en dónde seguramente aplicaron muchos y solo quedaron seleccionados veinte atletas.

Me siento intimidada porque nunca he estado en un escenario tan grande, siento que es la primera de muchas, tengo planeado hacer esto los próximos diez años de mi vida. Y la verdad es que si no me va como espero, si no saco podio, estar ahí para mí ya está, era una meta que veía imposible.


Entrevista por: Vanesa Mollo
Fotografía: Diego Castillo

zamora2015

polebattle-225

polebattle-209

Diego Castillo :: Webmaster POLE-DANCE.COM.AR : Guía y portal de noticias de Pole con cobertura de eventos para la República Argentina.